mitos sobre niños con altas capacidades

Lo que nadie te contó sobre el éxito de los niños con altas capacidades

Visibilizar a los niños con altas capacidades es muy necesario porque creo que la gran parte de la población desconoce qué significa esto. Precisamente, se trata de un ámbito plagado de mitos que los profesionales, educadores y familias debemos conocer para permitir que muchos niños que presentan un nivel de capacidad cognitiva que sobrepasa los valores habituales correspondientes a su edad, puedan gestionar su talento desde todas sus variables.

Hoy me apetecía mucho profundizar en este tema porque creo que muchos niños sufren un factor de aburrimiento o desmotivación porque no cuentan con las herramientas necesarias para potenciar todo su talento. Tener un coeficiente intelectual alto no implica el éxito, en ninguno de los casos. El éxito engloba muchos factores que debemos tener en cuenta y que no están supeditados a esa variable cognitiva. Es decir, el éxito depende también de otras habilidades blandas como la inteligencia emocional, la gestión de conflictos, la autorregulación cognitiva, el manejo del estrés, de la metacognición o las propias habilidades de comunicación y desarrollo personal. Si alguien hubiera ayudado a estos [email protected] a comprenderse sin sentirse diferentes, esto les habría ahorrado momentos complicados y podrían haber desarrollado todo su potencial.

¿Qué Pasa Cuando Estos Niños y niñas 🧒 Con Altas Capacidades Se Hacen Adultos?

Nuestra formación en altas capacidades y música es una de las formaciones más especiales para mi. El tiempo y la experiencia me ha demostrado que los resultados que ofrece la música en los niños no pueden ser mejores. Cualquier padre que haya ‘apuntado’ a sus niños a música habrá notado considerablemente la diferencia. Porque con esta formación no solo se alimenta la curiosidad por estar aprendiendo a tocar un instrumento, sino que la música permite desarrollar la faceta más creativa de nuestra personalidad.

Las altas capacidades en los niños están ligadas a otras muchas variables implícitas en el talento. Es nuestro deber despertar ese ‘clic’ en ellos para poder desarrollarlas. Y esto no lo creo, sino que estoy convencida de ello basándome en modelos teóricos y científicos como el Megamodelo del Talento. Si permitimos que los niños respondan correctamente a los estímulos, o que generen una sensibilidad artística que impulsa o fortalece la creatividad, les estamos ayudando a aprender que no todo viene dado, que se necesita un esfuerzo extra para conseguir cualquier reto. Esto, correctamente gestionado, les ayuda a aprender a organizar su tiempo, a conciliar su vida, a definir prioridades e incluso a aprovechar cada momento. ¿No es acaso fundamental contar con estas herramientas para tener la posibilidad de desarrollar cualquier potencial en la niñez o la adolescencia?.

Con esto, lo que quiero remarcar, es que la música y las altas capacidades se deben plantear siempre desde un ámbito global y con perspectiva. Allí donde hay gestión del talento hay gestión de otras muchas variables que se van a quedar con nosotros el resto de nuestra vida. Todas ellas, sin distinción, son igual de necesarias y esenciales que el desarrollo cognitivo o la potenciación del talento. Lo remarco siempre que puedo y también en mis formaciones para empresas y centros educativos -¡y esta ocasión no será menos!- cuando digo que la clave del éxito está en focalizarse en el factor humano.

Ir arriba
Abrir chat